sábado, 28 de marzo de 2009

Garbanzos con chocos (6-8 personas)

Se trata de un plato exquisito, sobre todo para los amantes del cuchareo, muy calórico, casi completo (solo le faltaría verdura), y de los que yo llamo de vísperas.

Ingredientes: 2,5 kg de choco (1,5 kg limpio), medio kilo de garbanzos lechosos (yo uso los de Escacena, de la Cooperativa), una cebolla grande, una cabeza de ajos, ¼ kg de jamón ibérico (con bastante tocino), un chorizo de guisar casero (tipo extremeño, que es más suave), pimentón dulce, perejil, hierbabuena, hierbas aromáticas (pueden comprarse mezcladas), aceite de oliva y sal.

Preparación: Los garbanzos, hay que remojarlos la noche anterior. El choco se limpia, retirándole la película que lo recubre y las partes duras y se trocea. El jamón se corta en taquitos menudos.

Se pone una olla mediana al fuego con los garbanzos con agua limpia, el choco troceado, la cebolla pelada y partida en cuartos, la cabeza de ajos entera, una cucharada de pimentón, el jamón y un buen chorro de aceite de oliva. Se sala con prudencia, se cubre de agua y se pone al fuego.

En una olla convencional serían dos horas de cocción aproximadamente, para que se ablanden los garbanzos. (Para olla a presión, tres cuartos de hora). Una vez que éstos estén tiernos, se añade el chorizo y las hierbas y especias en una red o bolsita para que no se salgan y se deja cocer sin tapa una media hora. Se corrige de sal.

Hay que vigilar que no falte agua durante la cocción, pero el plato no debe quedar muy caldoso. Esta receta es típica de San Roque (Cádiz).

Este potaje –con buenos ingredientes claro- siempre está rico y además sienta bien. Sin embargo, mi amigo Mariano del Río (del Grupo Gastronómico Gaditano) me sugiere añadirle tomates rallados o triturados. No he llegado a ponerlos, pero entiendo que es el punto que necesita la salsa de estos garbanzos. Si el choco es bueno (de Huelva ó Cádiz), estará tierno como crema, ya lo veréis.

1 comentario:

Zerogluten dijo...

A mi los garbanzos con choco es uno de los platos que si está bien hecho me hacen perder el juicio.
Gracias por la receta y por tus interesantes historias. Siempre se aprendes cositas en tu casa.
Besitos sin gluten