viernes, 14 de marzo de 2008

Más pamplinas importantes (3)

El caldo que nos sobre del puchero, aunque se guarde en el frigorífico debe hervirse todos los días, para que no se estropee.

Si nos sobra un trozo de cebolla, se debe envolver en papel metálico y colocarse en el frigorífico. De ese modo, prácticamente no se deteriora y estará disponible para la siguiente ocasión. Y siempre que se pueda, se deben comprar las cebollas de dos tamaños: grandes y pequeñas, según lo que se vaya a preparar.

Las berenjenas en la nevera deben guardarse en una bolsa de papel aparte, pues al rozar otras verduras las estropean rápidamente.


2 comentarios:

Gabriel dijo...

Cada vez más importantes, por detalladas, y nada de pamplinas.
No conocía esta reacción social (¿timidez, quizá?) de la berenjena con su entorno.
Verdura siempre presente en casa, sola o acompañada en el pisto, a partir de ahora, y lo siento de veras, estará aislada. Eso sí, sin faltar a la Convención de Ginebra.

Loli dijo...

Estoy encantada, encantadísima con este blog tan maravilloso. Quería manifestarlo en algún sitio y qué mejor que debajo de la mayor garantía que pueda tener para visitar este blog. Veo que la familia Barrios tiene el gen-io en los gen-es. De verdad me encanta lo rico, en todos los sentidos, que es este blog. Es una escuela estupenda para las que aún tienen mucho que aprender. Un cálido saludo para su autora.