domingo, 27 de enero de 2008

La leche frita: una receta invitada


Otra nueva sección, totalmente necesaria para enriquecer los cortos conocimientos culinarios de comeencasa.org. Se trata de recetas que me llegan y que considero muy interesantes para todos. Hoy, vamos a olvidar la comida de rancho y vamos a soñar con un buen postre: la leche frita; cuya circunstancia,es cortesía de un compañero de trabajo, muy querido además, que borda todo aquello que le interesa. Y esta leche frita doy fe que es una obra de arte. Gracias, "castellano viejo", es un honor publicar tu receta en comeencasa.org.

.........................................................


Todo lo que siempre quiso saber sobre la leche frita... y nunca se atrevió a preguntar. (En trece cómodos pasos).

Ingredientes:

-500 c.c. de leche (lo lógico es usar leche entera, pero si se quiere hacer más light usando leche semi también sale sabrosa).
-50 gramos de mantequilla (sustituible por margarina, sin ser una pérdida fuerte)
-100 gramos de azúcar (no, no se puede sustituir por 100 gramos de sacarina)
-200 gramos de harina (para principiantes, no vale la de freír pescado)
-1 cáscara de naranja, y otra de limón
-1 palito de canela
-4 huevos

Preparación:

Se separan con cuidado las yemas y las claras de los huevos. Las claras a la parte baja del frigo, las yemas las dejas fuera. Se separan unos 200 cc de leche y se ponen en un bote de batidora con la harina. Se pasan bien por la batidora hasta que esté bien mezclada.

El resto de la leche, la mantequilla, el azúcar, el limón, la naranja y el palo de canela se ponen en un recipiente (a ser posible de esos que tengamos buenos para que no se peguen las cosas) al fuego. Importante, remover muy bien al principio para disolver el azúcar y evitar que se pegue al fondo.

Cuando la leche esté hirviendo, se quitan los aromas. No, nada de colonia, me refiero al limón, la naranja, y la canela. Se añade la mezcla de harina y leche poco a poco y removiendo para que mezclen bien y no se formen grumos. Se continúa removiendo hasta que empiece a hervir de nuevo.

Cuando hierva, se baja el fuego y permanecemos 15 minutos cociendo y removiendo CONSTANTEMENTE a ser posible con un batidor de varillas no metálicas (para no cargarse el teflón). Es un ejercicio duro porque la mezcla es muy espesa, pero pensar que así estáis quemando muchas calorías que luego volverán vía consumo de leche frita. (Es el ciclo de la vida).

A los quince minutos se apaga el fuego, se cogen las 4 yemas, se añade a la mezcla y se baten con vigor. Para aquéllos a los que nos les quede fuerza en el brazo que pidan ayuda.

Una vez mezclado, se extiende la mezcla sobre una bandeja (la que tengáis para la masa de croquetas sirve), se espera que se enfríe un poco y luego al frigo hasta el día siguiente. Ducharos, cenar, ver la tele, dormir... y todas esas cosas que hacéis normalmente. Al día siguiente cogéis las claras y batirlas a punto de nieve.

Con un cuchillo muy afilado se corta la masa en pequeñas piezas cuadradas, se bañan muy ligeramente en la clara (importante, retirando el exceso de clara, solo debe quedar un poco mojado) y se fríen en aceite caliente. ¡¡Ojo!! esto no es como las croquetas que primero se empanan todas y luego se fríen. Aquí hay que pasar por el huevo y freir en pequeños grupos.

Conforme salen del aceite (cuando cojan color a gusto del consumidor, pero no tardan mucho) se pasan por un papel de cocina para retirar un poco del aceite, y luego de cabeza a una mezcla de azúcar y canela en polvo. Se les da un par de vueltas, se sacuden un poco para retirar el exceso de azúcar y canela, y se colocan en una bandeja.

Tener paciencia para que se enfríen... aunque, ¡qué demonios!, calientes también están buenas, y ¿quien demonios puede esperar después de prepararlas? Así que, a recuperar las calorías perdidas durante la preparación.

1 comentario:

Compi dijo...

¡Eureka!
Cuando la tengas, quiero una docena. La última vez que la intenté hacer me salieron unas natillas secas.