viernes, 12 de junio de 2009

Una talega profesional: entrevista en vivo

El Club de la Talega en Comeencasa nació con muy buenas intenciones pero con total amateurismo. Por ello, en la entrevista de hoy traemos a una bolsa de tela que hace su trabajo de manera profesional, bajo un nombre registrado en la tienda de comercio justo “La Huerta de San Miguel”, situada en la calle del mismo nombre en Cádiz. Esta talega –con un contrato de trabajo indefinido- goza ya de personalidad y prestigio propios entre los clientes de la tienda, pues allí es imprescindible.

Díganos: ¿desde cuándo trabaja aquí?
Pues me contrataron en el año 2005, al poco de abrir esta magnífica tienda de productos ecológicos, tan necesaria para ir abriendo camino y concienciando a la gente sobre otras alternativas de consumo responsable. La Huerta de San Miguel” fue el segundo establecimiento de este tipo abierto en Cádiz, y aquí estoy muy contenta. Todo el mundo me conoce como la talega de La Huerta de San Miguel, y eso me llena de orgullo. Yo trabajo con mucha calidad de vida. Y el día menos pensado saco una chirigota callejera con el nombre: “ponga una talega en su vida”…

¿Cual es su función en la tienda?
Por supuesto ahorrar las bolsas de plástico que tanto están dañando el planeta. Por ello, quien viene a comprar conmigo se beneficia de un descuento del 5% sobre el total de su compra; pero si trae otra bolsa cualquiera –nunca de plástico-, también se le hace una rebaja, en este caso del 2%. Como verá, la filosofía ecológica va por delante del interés comercial. A ver si entre todos evitamos tener tantos plásticos vacíos estorbando en medio de la cocina, que a veces ni siquiera acaban en el contenedor amarillo de los envases para ser reciclados…

Pero además, puedo presumir y presumo de que mi trabajo traspasa la frontera de Cádiz, pues en mi precio de venta hay una cantidad destinada a un proyecto solidario en Bangladesh, a través de la Fundación IDEAS, y en colaboración con Cáritas. La ecología y la solidaridad son conceptos universales, globalizados como se dice ahora…


¿Cuáles son los productos que Vd. suele transportar en esta tienda de Huerta de San Miguel?
Bueno, mis clientes compran de todo, algunos a diario. Pero yo llevo en mi interior productos alimenticios sobre todo: verduras, legumbres, lácteos, alguna botella de vino –ecológico claro-, así como yogures y productos infantiles. Aquí hay mucha variedad de artículos, como utensilios de cocina hechos sin teflón, para evitar residuos tóxicos al recalentarse, o incluso las llamadas bolas ecológicas para la lavadora, que ahorran detergente más o menos biodegradable. Aquí están en todo.

¿Qué consejos daría al ciudadano de a pié?
Pues que deben concienciarse de que practicar hábitos más saludables para cuidar de nuestro planeta es necesario y urgente, gestos que además son fáciles y baratos; hay que acostumbrarse, a usos tan básicos como llevar siempre encima una bolsa doblada para la compra. Detallitos como éste, contribuirán a cuidar el medio ambiente y ahorrar residuos. Pero incluso si me utilizan como bolso de calle, tampoco desmerezco por mi atractivo y funcional diseño, no hay más que verme….

¿Qué le diría a talegas como la de Comeencasa, creadas fundamentalmente para llevar el pan nuestro de cada día?
Por supuesto felicitarla por su iniciativa, y apoyarla incondicionalmente. A ver si cunde este ejemplo tan saludable. Estoy segura de que El Club de la Talega puede ser el principio de una gran amistad hacia el planeta. Me encantaría que esta simpática bolsita viniera a verme, pues podríamos compartir experiencias y alguna que otra anécdota; los sábados son un buen día para reunirnos, pues aquí en la tienda mis jefes ofrecen una degustación gratuita a eso de la una de la tarde, con una copa de vino y una tapa. He podido comprobar que el vino ecológico pone a la gente tan alegre como el otro y además es más sano.

¡Ah! Y avíseme por favor de cuando vaya a salir este reportaje, porque me gustaría pasar antes por la peluquería para la foto, plancharme un poco, y, por supuesto avisar a mi jefa, María, para que se sienta orgullosa de mí; al fín y al cabo, de no ser por ella, a mí no me conocería nadie.

2 comentarios:

Zerogluten dijo...

Pues habrá que ir a ver a la señora talega a su domicilio habitual, porque además ha salido muy guapa en la entrevista. Felicidades a la entrevistadora también.
Besitos sin gluten

Falsirego dijo...

Enhorabuena por esta entrada maravillosa. Me dan ganas de ir a Cádiz a hacer una visita a esta talega tan maja que nos has presentado.
A ver si cunde el ejemplo del uso de talegas.
Un saludo.