lunes, 25 de mayo de 2009

¡Ese Cádiz, Oé!

Regresamos a la clase media, ya por fin dejamos el pozo. Esta vez no ha sido tan difícil. Eso de estar en segunda B no se lo merecía una afición tan maravillosa como la del Cádiz. El amarillo sigue estando de moda y ahí está mi camiseta.

Por otro lado, el Recreativo de Huelva retorna a la división de plata, después de tres años tuteándose con las estrellas. El año que viene Cádiz y Recre se verán las caras, y será una buena ocasión para unir dos aficiones amigas. La última vez que jugaron en Cádiz me tocó preparar garbanzos con chocos para veinticinco personas. Y para equilibrar, seguramente alcanzará el deseado ascenso el Jerez, con lo que un equipo andaluz, y además gaditano, estará en primera división. Eso es siempre una buena noticia, y este equipo ya se lo merece.

En fín, este año los partidos en el Carranza serán más emocionantes. Yo volveré a sacar mi carnet para preferencia y a vivir el ambiente divertido de las gradas. El fútbol es para vivirlo en el estadio, y para tomárselo como lo que es, un deporte.

Recuerdo que hace muchos años, más de treinta, un domingo por la tarde hubo en casa de mis padres una avería grave de agua y luz, y por lo tanto se quedaron sin radio ni televisión. Mi padre llamó a los bomberos para dar aviso, y le contestaron que tardarían en llegar. Papá les respondió: "mientras tanto, díganme al menos cómo ha quedado hoy el Cádiz". Soy cadista como lo fue mi padre, aunque en casa también seguimos con cariño al Recre (por mi marido) y al Betis, (este año en peligro), por su simpatía con el forastero. Lo del Jerez no es cariño, es justicia y solidaridad provincial. Madrid y Barcelona son otra historia.

2 comentarios:

Manuel Casal dijo...

Enhorabuena. Cádiz, el Cádiz y los gaditanos se lo merecen. Hay que volver a Primera pronto.

Zerogluten dijo...

Me ha encantado la anécdota de tu padre y tu deportividad. Ojalá aprendieran muchos de ella.
Ese cai, oé!
Besitos sin gluten