jueves, 7 de mayo de 2009

Decálogo de la cocina laboral (de vísperas)

Es lo que piensa Comeencasa. (Se admiten sugerencias, discrepancias, comentarios, halagos, censuras o críticas despiadadas).

1.- Planificar y elaborar un menú semanal variado, dejando algo especial para los fines de semana.

2.- Hacer la compra según la lista que se desprende del menú y en cantidades adecuadas, ni más ni menos, evitando precocinados y congelados a ser posible, y primando el consumo de frutas y verduras frescas.

3.- Cuidar de que los productos se conserven en la nevera a la temperatura adecuada, vigilando también su caducidad.

4.- Cocinar el día antes, sin cuestionar el cansancio ni las ganas de cocinar; cuanto antes se empiece mejor.

5.- Aprovechar las verduras y emplearlas antes de que se deterioren.

6.- Lamentar cuando por descuido involuntario tenemos que tirar algo a la basura.

7.-Congelar en raciones individuales cuando sea posible, previendo la ausencia de algún comensal algún día de la semana.

8.- Tener siempre un fondo de nevera establecido, por si hubiera que improvisar.

9.- Compartir las recetas y los conocimientos con amigos y compañeros de trabajo.

10.- Ejercer una auténtica dictadura desde la cocina. Allí no tocará nadie más que el/la responsable. La cocina es algo muy serio. Eso sí, preguntar a los comensales su opinión sobre los platos.

Y por último RESUMIR, que tener que cocinar el día antes es prueba de que tenemos trabajo y eso es el mayor tesoro que existe, junto con la salud. Mucha suerte a todos los parados, que se acabe pronto esta mala racha.

2 comentarios:

Zerogluten dijo...

Absolutamente de acuerdo en todo, solo que nosotros al trabajar a turnos hacemos las comidas especiales los días que estamos juntos librando, que no tienen por qué ser sábados o domingos.
Y es cierto que se lamenta una mucho cuando se tiene que tirar algo a la basura. Que lástima!
Besitos sin gluten

Dolo dijo...

Me gustan estos consejitos, y estoy de acuerdo con todos. A mí me pasa a veces, que tengo que tirar algo a la basura, y qué pena da, es un pecado...mortal.