viernes, 13 de junio de 2008

No todo sobre la Gamba

Es que es imposible volcar aquí todos los conocimientos. Precisamente, durante esta Feria de la Gamba en Punta Umbría, estuvimos comentando con nuestros amigos Isa y Tomás que la mejor manera de hervir la gamba es con agua del mar, puesto que tiene el punto de sal exacto. Si esto no es posible, utilizaremos abundante agua del grifo con sal gorda y con el primer hervor, añadimos las gambas (o los langostinos), y con el segundo, las sacamos del cacharro.

El agua de esta cocción, (solo si las gambas fueran frescas, cosa ciertamente rara), es ideal como fumet para emplear en arroces de marisco, o para cocer la patata y la zanahoria que lleva la ensaladilla de gambas. (Hablamos de gamba blanca, por supuesto).

La gamba fresca es hoy por hoy difícil de encontrar, y desde luego muy cara si se trata de buen tamaño. Pero sí a veces, en Huelva o en Cádiz, he comprado la gamba mediana fresca, de precio asequible, a la que he sacado múltiples utilidades, aunque yo misma la congelo, pero su sabor es infinitamente mejor. Os aconsejo un buen plato de gambas frescas al año, para que nunca olvidéis su sabor.

Como curiosidad, no sé si lo sabéis, hay un modo de distinguir la gamba fresca, y es si el bigote no se rompe por la mitad al suspender la gamba en el aire. De lo contrario, es congelada. Y en este caso, prefiero tomarlas cocidas simplemente, y así no me estropean ningún plato.

¿Habéis hecho la prueba alguna vez? Me gustaría recibir vuestros comentarios sobre la gamba, con el que seguro todos aprenderemos. (La semana que viene hay carne, os lo aviso)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Técnica infalible para cocer la gamba:
Como todo crustaceo, ya le puedes echar sal al agua que sólo va a coger la necesaria en la cocción, por tanto, sal sin miramientos al cazo.
Por otro lado, un error frecuente es enfriarlas en agua sin sal, con lo cual las gambas diluyen su sal de la cocción en el agua fría. Solución: disolver un puñado de sal en el agua de enfriar, luego mucho hielo, y ya tenemos la solución perfecta para enfriar el asunto...
Por último, cocer las gambas POCO A POCO, para que no estén más de 1 minuto antes de empezar a hervir.

-- Aceytuno-

Anónimo dijo...

Con respecto a lo que dices sobre utilizar el agua de la cocción como fumet para arroces o cocer patatas, hay que tener en cuenta que normalmente es un agua demasiado salada, y seguramente puede hacer que resulte demasiado salado el plato en el que se utilice. Conviene utilizar sólo un poco, procurando siempre probar a medida que se va añadiendo para no pasarnos en la sal.

Anónimo dijo...

Yo de preparar gambas entiendo muy poco, pero de pelarlas algo más y cuando son frescas, la piel se pela como lo hacía un alcalde en Cádiz que era manco, a una mano.Ahora con las recomendaciones de nuestro querido ministro Solbes de apretarnos el cinturón, tendremos que pelar a dos manos o incluso olvidarnos de pelar.!Viva la gamba de Huelva!
dmomblona

charo dijo...

Gracias por indicar cocer las gambas poco a poco,que no había caido,la verdad.

Y en cuanto a que el agua pueda estar muy salada como fumet, nunca me ha ocurrido, porque las patatas ganan en peso al caldo. (me refiero al caso de la ensaladilla de gambas).
Está claro que las gambas levantan pasiones. Gracias a todos.