lunes, 10 de noviembre de 2008

Una mañana en el mercado

Este fin de semana tocó hacer la compra en el mercado de abastos de Cádiz. El puesto de frutas y verduras estaba de maravilla, con los productos propios del mes de noviembre, o de Tosantos como decimos aquí. Iba equipada con mi carrito, por supuesto. También había algunos turistas en el mercado encargando pescado para llevarse.

Compré manzanas aragonesas (variedad reinetas), poco corrientes en los mercados últimamente; pero eran las preferidas de mi abuela, y no me extraña, son deliciosas. Me llevé 2 kg. De naranjas clementinas, de San Martín del Tesorillo (Cádiz), muy dulces. También escogí dos magníficas chirimoyas, procedentes de la costa granadina, las auténticas según dicen, gracias al clima tropical de la zona. Todavía quedaban melocotones de Calanda (bajo Aragón), dónde pude observar que algunos seguían estando cubiertos por un papel de seda, tal como venían del árbol, pues de ese modo se les protege frente a plagas y otras agresiones climáticas. Las peras de agua, que también llevé, eran de categoría, de Lérida, claro.
En el capítulo de verduras, pedí pimientos rojos de Conil, que son más pequeños y tienen la piel más fina. Compré apio, perejil y no pude resistirme a llevar níscalos, setas que nunca había cocinado y con los que preparé un riquísimo revuelto. Eso sí, me aconsejaron que no los mojara, sino que los limpiara con mucho cuidado con un paño limpio. ¡Ah! y me sorprendió encontrar ya los primeros guisantes de temporada (de Conil también). Ya los tengo pelados y congelados para su posterior uso. Nada como los guisantes frescos.


Pasé por el puesto de especias, donde me enteré de que España es una potencia mundial en la producción de azafrán, por su calidad. Ya hablaremos de eso.

Como Maruja que soy a media jornada, y de lo que me siento muy honrada, comentar que hace ya tres semanas que tengo arreglados los armarios con la ropa de invierno, y que ahora, las temperaturas hacen que la ropa tarde casi dos días en secarse, por lo que debo cambiar la planificación de la plancha. Las estaciones cambian nuestras costumbres. También la alimentación debe adaptarse a la climatología otoñal. Urge empezar con los pucheros, potajes y platos más calentitos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

CARACOLESJUAN DICE:
CHARO, que cada uno opine lo que quiera pero no hay nada mejor que una buena fruta, verdura o legumbre, para el que sepa lo que come, aunque te diré que grandes profesionales han dicho en los medios de comnicación, que no hay nada mejor que una hamburguesa.
Otro tambien ha dicho que el agua del mar es como mejor se le sacan las carnes a los caracoles.
METERLOS EN AGUA DEL MAR PARA QUE SAQUE LAS CARNES Y ESPERAR SENTADOS.
Un saludo
JUAN

beli dijo...

Charo, me encanta darme un paeito de cuando en cuando por tu blog: me resulta de lo más gratificante. Leyendote aprendo mucho de uno de mis placeres, la cocina.

Tu blog es cercano, imagino que como eres tú. Sencilla y agradable.

Lo dicho, seguiré disfrutando de todo cuanto compartes con nosotros.

Besos y hasta pronto

Charo Barrios dijo...

Hola Beli: no te conozco, pero muchas gracias. Tus palabras me animan y mucho.

candela dijo...

Quiero chirimoyas!!! Son mi fruta favorita, de todas, todas!!!!