sábado, 8 de noviembre de 2008

DIETAS: verdades y mentiras (II)

Fue mucho el material que me traje de la Fundación IDEHS con motivo del primer seminario de otoño titulado "Mitos y realidades en torno a la alimentación". Y creo que merece la pena dosificarlo. Hoy continúo con los detalles expuestos por el profesor Javier García Pereda, tecnólogo de los alimentos, que no solo demostró su pasión por los conocimientos sobre alimentos, sino que consiguió transmitirla a los asistentes al curso.

DICHO: Hay que eliminar los huevos de la dieta si tenemos colesterol. FALSO. Nuestro colesterol no depende en exclusiva de la dieta, sino de la genética, es decir, heredado; (podemos absorber unos 300-350 mg/diarios de colesterol). Pero hay unas sustancias que aumentan de forma natural, que son las grasas saturadas, que además son peligrosas, y sí modulan la cantidad de colesterol que vamos a producir. Son las de origen animal (de rumiantes), y lácteos y vegetales (de bollería industrial y aceites). Los aceites de coco y palma, que nos "venden" como grasas buenas, tras el proceso de hidrogenación, se convierten en saturadas, a pesar de que apenas se informa de esto. Y son lo mejor para la industria: baratos, estables y además no se oxidan. Por eso a veces –como las magdalenas del Mercadona- vienen envueltas por separado, para evitar la contaminación entre ellas. ¡Ojo a la hidrogenación!

DICHO: las embarazadas deben comer por dos. FALSO. Es cierto que el metabolismo aumenta entonces, pero se debe al cambio hormonal; y no es el hambre, sino el apetito, como sensación fisiológica de falta de energía, y se desea azúcar, ya que libera endorfinas ante la sensación de estrés.

DICHO: ¿Cuántas veces hay que comer…?. Lo recomendable son cuatro comidas, (salvo personas con especial actividad), porque así se repartirán de forma equilibrada las calorías y se combatirá el estrés por no comer bien. La merienda no debe perderse, para llegar bien a la cena; por ejemplo, evitando productos con densidad calórica, que son malos (fuerte relación caloría/gramo de alimentación). En cualquier caso, la distribución de las calorías debería ser: 25-35%-10%-30%, para cada una de las 4 comidas.
Ya hablamos en su día de que el desayuno es lo más importante, pues a partir de él puede realizarse una correcta distribución de calorías a lo largo el día, ayudando a no engordar, entre otras cosas.
(Seguiremos informando.... de todos modos creo que lo dicho sobre la merienda no debe olvidarse. ¿meriendas o trabajas?)

5 comentarios:

Elphaba dijo...

Más aun que la merienda es importante el desayuno. Está estudiado y comprobado que las personas que no desayunan correctamente, o simplemente no lo hacen, son más propensas a acabar con sobrepeso.

charo barrios dijo...

Efectivamente. Pero es que como ya hablamos del desayuno en el blog, pues ahora tenemos que seguir dando la lata con lo de la merienda....
Un abrazo Elphaba.

Elphaba dijo...

Jejeje, es que desayuno es una de mis palabras favoritas, Charo.

charo barrios dijo...

Bueno, ahora mismo pongo en enlace a la noticia del desayuno. La verdad es que era lo suyo.

Anónimo dijo...

Por los comentarios que he podido leer, creo que este tema nos interesa a muchos. Así que espero que no seas como esos culebrones televisivos y no nos tengas en ascuas.
Dmomblona