sábado, 30 de agosto de 2008

Postre de huevos fritos

Se trata de un postre algo bromista, pues con su puesta en escena confunde de entrada al comensal, que ya ha consumido dos platos, haciéndole creer que son huevos fritos, cuando en realidad es un postre de lo más normalito. Ahí lo tenéis. Lo preparé con mi tía Manoli, y éste es el nombre que le pusimos luego en casa. Esta receta es muy sencilla, solo que tiene tres fases: 1) preparación de natillas, 2) preparación del almíbar y 3) elaboración del merengue.
Ingredientes: (para 4 personas): 2 huevos, 2 cucharadas soperas rasas de Flanin El Niño, 1 litro de leche, 3 cucharadas soperas de azúcar (y añadir una más si se prefiere), una lata de melocotones en almíbar (mitades no muy grandes) (*), canela en rama, canela molida y ralladura de limón.
Ponemos a hervir ¾ partes de la leche con canela en rama, ralladura de limón y azúcar, y no hervir del todo y dejar enfriar. Separamos las yemas de las claras de los huevos. Mientras, en un tazón desleímos las dos cucharadas soperas rasas de Flanin El Niño, con ¼ de la leche, las 2 yemas de huevo y algo de azúcar, pues ésta también ayuda a disolver; así este preparado previo no tendrá grumos (**).
El preparado anterior lo añadimos a la leche que ya se está enfriando, templada, y mezclamos todo, quitando ya la ralladura y la canela en rama, y ponemos a calentar la mezcla a fuego medio hasta que tome cuerpo y se espese, y quitar al romper el hervor.
Preparamos el almíbar: en un cazo ponemos un vaso de agua y medio vaso de azúcar, todo a hervir, sin dejar de mover, hasta que vaya espesando, lo que comprobaremos al levantar con la cuchara, que las gotas tardarán más en caer (en unos 20 minutos aprox), y reservar.
Vamos preparando el merengue: tomamos las claras y las vamos batiendo, añadiéndole el almíbar preparado anteriormente, hasta que se vaya levantando, cosa que conseguiremos en unos pocos minutos (debe estar alto para que luego no se hunda en la fuente).
Y ahora el montaje: tendremos preparada una fuente alargada. Lo primero, ponemos la natilla, a continuación varias cucharadas de merengue separadas, y encima de cada una disponemos los melocotones, (mitades), y luego, usando los dedos y con suavidad, la canela molida, que dará el aspecto rizado de la clara propia de los huevos fritos. Este postre está rico y su aspecto es de una fuente de huevos fritos.

(*) Si las mitades son muy grandes, puede reducirse su diámetro aplicando un vaso pequeño –de chupito-, con el que podremos cortar en redondo lo que sobra.
(**) Si no obstante tuviera grumos, el arreglo es pasarlos por un colador tradicional.

3 comentarios:

Candela dijo...

jejej, crei al principio que era merengue con medias rodajas de melocotones en almibar! Suena ricoooo.. ay la dietaaaaaaa

Charo Barrios dijo...

Oye! menos guasa que este postre es mu serio...

Guinda de Plata dijo...

¡Qué gracioso es este postre! Yo lo había visto parecido en un viejo libro de mi madre, de la olla Magefesa, con la diferencia de que el fondo, en lugar de ser de natillas, es de arroz con leche. El caso es quedarse con el personal, jejeje... :-))