lunes, 25 de agosto de 2008

Pack de macarrones con tomate

Vendo el lote completo, es decir, macarrones con tomate y huevos rellenos. Creo que el segundo plato es el que mejor le va al primero, por su aporte de proteínas, por lo que los considero inseparables. Podéis hacer lo que queráis, pero mi oferta incluye este pack, y hasta hoy no he recibido ninguna queja de mis queridos comensales. Y lo vendo porque además así promociono el tomate frito clásico, que es el de toda la vida.

Ingredientes para cuatro personas: para el tomate frito, 1 kg. de tomates maduros (variedad rama por ejemplo, pero buenos), 1 pimiento verde, 2 ajitos, media cebolla, sal y aceite de oliva virgen extra. Dos puñados de macarrones por persona (uso la marca Gallo, es la que me gusta) y cuatro rodajas de chorizo ibérico casero, y algo de mantequilla y sal.
Lo primero hacemos el tomate frito, sin prisa; podéis ver la receta, y reservamos. A continuación, en un hervidor ponemos abundante agua con dos cucharadas de mantequilla (no margarina), y añadimos dos puñaditos de macarrones por persona con un poco de sal, y contamos 9-10 minutos desde que empiece a hervir. Entonces, sacamos y escurrimos en un colador.
Ponemos en una cazuela de barro los macarrones escurridos y vamos añadiendo el tomate frito hasta que se cubran. Y para terminar, colocamos las tres rodajas de chorizo. Y ya, con el horno caliente, metemos la cazuela a calentar como unos 10 minutos, a fuego fuerte.

Y el segundo plato del pack, los huevos rellenos, seguramente todos sabréis su preparación: 1 huevo por persona, una lata de atún en aceite de oliva de calidad, dos cucharadas soperas del tomate frito anterior y un poco de mayonesa.

Ponemos a cocer los huevos hasta que estén duros. Los abrimos por la mitad, y extraemos las yemas, que las mezclamos con el atún de la lata y el tomate frito. Con toda esta mezcla, rellenamos los huevos y ponemos mayonesa al final. La mezcla está riquísima.

Advertencias: 1) Para hacer dieta, comer solo el plato de macarrones sin el segundo plato de huevos rellenos. 2) Lo único negativo, es que luego quedan muchos cacharros que fregar, pero es cuestión de sobrellevarlo de la mejor manera posible. 3) Es importantísimo congelar el tomate frito sobrante, que ha sido hecho con nuestras propias manos, y lleva la marca de la casa. Y 4) Se me olvidó fotografíar los huevos rellenos, y ya no existen por motivos obvios, la próxima vez la haré.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un olvido, según la oobservación de los menores. Imaginamos que por la rapidez del plato.
Si se meten en el horno ¿será para gratinarlos?, no hay que olvidar espolvorearlos con queso rallado.

charo dijo...

Es cierto, en el horno se gratinan y se calientan para servir. Lo del queso es opcional, claro.